La casa en el aire

Cuando Escalona escribió la canción con el mismo título, no se imaginó la responsabilidad que le estaba dando a Ada Luz.

Por: María Mónica y Silvia Juliana

Tener una casa a tu cargo son tres créditos en valor universitario. Manejar las responsabilidades de la vida “juvenil” y además intentar que no te corten el gas cuando está el señor en la portería listo para hacerlo, es un reto que solo pueden superar los más avanzados.

¿Qué tal cuando tuvimos que hacer nuestro primer mercado? Pagamos $700.000 y cuando llegamos a la casa: puras chucherías con las que no se hacía medio almuerzo. O cuando te gastaste $600.000 y se te pudrieron TODAS las verduras en la nevera o la clásica, tu hermana compró un pollo entero, no lo porcionó y así lo metió al congelador.

Mi mamá tendría pesadillas con esa última oración.

Cuando piensas que todo está solucionado, que ya le dijiste a la empleada cómo hacer la comida, pagas los servicios por facturanet, sabes guardar la comida en la nevera y sientes que ya no eres vulnerable a nada…

En ese momento, por la obra que están haciendo en el piso de arriba, se cae un pedazo del techo sobre tu cama, cae agua, y queda un hueco sobre tu cuarto. Se demoran en arreglarlo un mes, porque evidentemente primero tienen que terminar la obra que empezó todo. O se te daña el lavamanos, porque está todo podrido por dentro, pero nada más pensar en llamar a la inmobiliaria es un suplicio más grande que simplemente hacer maromas para que sirva a medias.

Ya no vale llamar a los papás, ya sabes que si no haces mercado a tiempo, menos lo vas a hacer mamado después de trabajar toda la semana, y mejor tener huevos y arepas para el desayuno. Después de eso ya sabes que viviendo solo, cualquier cosa puede suceder y lo único que hay que hacer es reaccionar bien y diligente si:

  • Se rompe un tubo de agua en la cocina y te inunda dos veces.
  • Tienes una roomate loca que se drogó, saco toda tu ropa, panties incluidos, los regó por la casa y metió gente a dormir en tu cama.
  • Tu roomate se acaba el aceite de oliva que te trajeron de Italia, con su novio y sin tu permiso.
  • El mesón de la cocina pasa corriente y tu arrendador dice que eso siempre ha sido así, entonces no vas descalzo a la cocina y así no te patea.
  • Se desbarata el closet de tu cuarto.
  • Hay humedad en el baño.
  • Se sopla el piso de la sala porque están trapeando con mucha agua.
  • Consideras la violencia como alternativa cuando tu hermana ensució todos los platos y no lavó ninguno.
  • Se cae el cosito donde se pone la toalla en el baño.
  • Se pierden todas las cucharitas chiquitas de la cocina.
  • Se daña el calentador y el técnico te deja mal dos semanas seguidas.
  • Se rompe la cinta que tira la cisterna del inodoro.
  • Se tapa el sifón de la ducha y se desborda en el baño.

Después de todo eso, negociar un contrato de arrendamiento es una bobada y sabes que vivir solo es una aventura más grande que robarse el tesoro del dragón Smaug. Que si alguien se desmaya en casa, lo primero que hay que hacer es traer alcohol y tratar de reanimarlo, no gritarle que se despierte.

Vivir solo, en una ciudad que apenas conoces, es un deporte de alto riesgo. Que forja el carácter como un hijueputa, que te lleva al límite y te hace pensar en todas esas veces que creíste que las cosas se solucionaban solitas en la casa de tus papás.

Por ahora solo podemos dejarle un mensaje a aquellos que todavía viven en el hotel mamá: coman bien, duerman tranquilos, no contesten el fijo y NO CAMINEN CON LAS MEDIAS PUESTAS (entenderán cuando las tengan que despercudir ustedes).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s