Problemáticas anotaciones

París, 31 Rue Cambon.  Septiembre 16, 2017.

Por: María Mónica Acosta

Gabrielle Chanel empezó vendiendo sombreros sencillos. Contrario a los sombreros estilo fruteros que se ponían las mujeres de esa época, pesados, con demasiada cosa. Ella no entendía cómo podrían moverse con libertad y pensar entre el corsé, el sombrero pesado y los vestidos abultados.

Y por eso se vestía como un bicho raro, con vestidos holgados, de negro, sin colores y sencilla, algo que siempre plasmó en sus diseños y que heredó de las monjas del orfanato donde creció. Chanel nos regaló la posibilidad de movernos más libremente. Y en esa dirección, la de la foto, fue donde tuvo su primera tienda.

Hay un podcast que discute estos temas, de como ciertas cosas (como la ropa) limitan ciertas libertades en las mujeres. Por ejemplo, ¿cuántas veces se han querido ir de una fiesta/lugar pero tienen que devolverse por la cartera? Porque la mayoría de la ropa para mujeres NO TIENE BOLSILLOS.

Emilie Aries y Bridget Todd abordan este y muchas situaciones más en Stuff Mom Never Told You, en uno de sus más recientes episodios llamado “Problematic Faves” que trata de Taylor Swift.

Swif tiene éxitos y bollos en la misma proporción. Habló antes de pensar con Nicky Minaj, cuando lo que Minaj estaba haciendo era criticar a MTV por nominar siempre mujeres altas y delgadas, e invitó a Swift a unirse en la discusión sobre este asunto, Taylor fingió demencia y mantuvo un silencio cómplice.

Una actitud que me recordó a lo que alguna vez una amiga costeña me dijo: “por ser mujer estás en desventaja, mejor aprovecharse de eso”. A lo que mi amiga se refería era a que a punta de coqueteo o de insinuaciones obtener beneficios.

Y ese pensamiento me parece problemático.

Es problemático porque un día vas al banco a hacer una diligencia y el asesor no te soluciona el problema, solo te hace preguntas incómodas y para “halagarte” y quitarte la cara de incomodidad, te dice que te pareces a Paulina Vega. 🤷🏽‍♀️

Le tratas de decir que tienes novio, porque como a uno solo lo ven como un objeto, a lo mejor el tipo para de acosar si le dices que YA estás con otro. Va a tocar ir al banco con mi novio, lo cual es poco práctico y limita mi libertad de movimiento (si ven como eso se repite y se repite?)

Pero sigan creyendo que ese pensamiento nos va a llevar a algún lado (que la marimonda es Mickey). Tanto quedarse callada en una situación injusta para otros, como recibir ventajas a punta de reforzar concepciones machistas que al final del día no hacen más que hacernos daño a las mujeres que ya estamos aquí y a las que vienen. Esas actitudes solo logran que nos vean y nos veamos como cosas y no como personas, como seres humanos.

Especialmente si eres una mujer de la costa.

Si creces en ese lugar te enseñan que ser mujer es sinónimo de ser bella. No entiendo eso, no entiendo por qué debemos serlo todo el tiempo y no cuando se nos de la gana, si es que se nos da la gana.

No entiendo por qué el ideal es ser modelo o reina de belleza (porque pues las reinas y princesas de la realeza nacen, NO SE HACEN y su belleza poco tiene que ver con su título). Las costeñas siempre debemos estar arregladas desde el pelo hasta los pies, con mil cremas/chicles/splash (?) y ser lindas y flacas.

Flacas. Como si las mujeres costeñas vinieramos empacadas todas en un bolsa de diabolín y vinieramos del mismo molde.

Es un deber de todas (especialmente si eres costeña) observar, analizar y criticar este estereotipo, que no es exclusivamente costeño. A la mayoría de costeñas aman serlo y todo lo que eso implica, (dícese del suero, el frito y el bollo (el de maíz no los problemas de TS)) pero yo pongo la raya en estos temas porque las costeñas y todas las mujeres del mundo, antes que todo, son humanas y tienen derecho a ser lo que quieran mientras ellas lo que quieran.

Hasta a las que llegan al otro extremo de dárselas de no ser costeñas para ir en contra de este estereotipo. No se trata de eso, sino de mirarno en el espejo y ver las situaciones, las “tradiciones” que terminan siendo problemáticas.

A Marcela García Caballero le hace falta pensar en esto por incitar a hacerle bullying a la gorda de la clase para que salga corriendo a Miss Universo. Y si era un chiste, QUE MAL CHISTE. Hemos avanzado como humanidad sobre este aspecto para incitar a comportamientos así.

Las mujeres estamos en un momento donde estamos consiguiendo que nos vean y traten como lo que somos, como personas que simplemente queremos ser lo que sea que queramos ser.

P.S. Gracias a Federico Soto, que ayudó a inciar esta discusión y a Adriana Mangones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s