La importancia de ser alguien

Berlín, Alemania. 2017

Por: María Mónica Acosta

En el último libro escrito por Patricia Engel titulado Vida, se muestra las diferencias que se forman en el caracter al crecer en Estados Unidos y en Colombia. Engel tiene una narración sin arandelas, usa las conversaciones de sus personajes para mostrar como ciertas situaciones y problemas nos forman para ser colombianos.

Características únicas que nos hacen ver con malos ojos cualquier cosa que sea demasiado ostentosa, porque seguro ese es narco, testaferro o anda en algún negocio raro. O pensar que la única alternativa es vestirse y hablar como todos los demás y si no es guiso o guisa.

Mientras me leí el libro de Engel en el inicio del viaje entre las ciudades de Berlín y Munich, vi como en estos lugares a la gente no le importa ser alguien. Al contrario, algunas personas buscan ser lo más anónimas posibles. No usan casi redes sociales, porque la ya no existente República Democrática de Alemania, espiaba a sus ciudadanos, por lo que acá eso de andar dejando regados los datos personales en la World Wide Web no es muy popular.

East Side Gallery, Berlín. 2017

Berlín es la convulsión de la historia de Alemania hecha ciudad. Toca ser muy negligente para no notar en su arquitectura y en la forma en la que está organizada, que no salieron de un hito histórico para meterse en otro.

Caminar dos cuadras hace la diferencia de sentirse en el lugar más triste del Tercer Reich o de la Alemania del Este, a llegar a un sitio donde por un momento se te puede llegar a olvidar todas las barbaridades que han ocurrido en la ciudad.

El espíritu de Berlín no es como el del resto del país. Si quieres salir con un gato en la cabeza en el U-Bahn/S-Bahn no te van a preguntar nada, pero si haces eso en Münich probablemente termines cuestionado por hacerle daño al gato, con cita en el psicólogo, otra con protección animal y alguna multa por andar inventando tanto.

Siegessaule, Berlín. 2017

Probablemente lo mejor es que es una ciudad joven, que supo entender mejor que las demás la historia del país. La alcaldía de Berlín incluye a la comunidad LGBTi, a los inmigrantes, a las personas con discapacidad y cualquier minoría en sus anuncios porque su población es variada y sus gobernantes no son ajenos a esta realidad, al contrario trabajan alrededor de esto. Tanto así que hay una tarjeta del metro llamada queer Berlin.

Hay muchos biergarten con comida típica alemana, pero las cocinas protagonistas son la comida coreana, vietnamita, turca, china, japonesa y recientemente siria. Esta es la primera entrega sobre Berlín, hay mucho que escribir queden pendientes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s