Dragones, monstruos y otros espantos modernos

Por: María Mónica Acosta

IMG_2019
Bogotá D.C., Vista a Chapinero. 2015

Alguna vez me encontré con un artículo en el vasto mundo del internet que trataba de la costumbre de los millenials de comentar el verbo en inglés “adulting“. Que traduciría en español  a “ser adulto”. Según este artículo, si los millenials dejarán de quejarse de la adultez y dejaran de hablar sobre eso, les iría mejor en el trabajo y la gente los trataría como adultos. Se enfatiza en este artículo (que no logré recordar su nombre para ponerlo como hipervínculo) que si un millenial se queja de no poder desayunar todos los días, no puede pretender ser exitoso en el trabajo porque no puede encargarse de sí mismo.

Estoy de acuerdo con este artículo, pero creo que le faltan algunos matices bastante importantes. Primero, el artículo se refiere a los millenials en Estados Unidos, donde la mayoría (a menos de que estén quebrados o desempleados, viven con los papás) viven solos desde que se van a la universidad. Como costeña trabajando en este monte verde y gris llamado Bogotá, estoy en una situación muy distinta a la mayoría de mis compañeros de oficina, que todavía viven en la casa de los papás. Mejor dicho, van en coche.

 

Sinceramente creo que hay dos tipos de personas en este momento de la vida. Los que realmente se quejan de la adultez y los que observan esta nueva etapa respecto a las anteriores y demás escenarios. A veces hago parte de estos dos grupos al tiempo y creo que los adultos adultos exageran un poco al criticarnos. Frank McCourt inició su vida adulta en Nueva York y en su libro Tis,  cuenta como al igual que nosotros, se estrelló un poco iniciándola, solo que en ese momento no había internet, ni twitter o facebook para registrarlo.

Creo que cada etapa de la vida es una versión recargada de la infancia. El miedo que uno siente cuando cree que un correo de la oficina se quedó en los borradores, es el mismo cuando a uno le leían que Bilbo Baggins le estaba robando una joya al dragón Smaug. Los dragones, los mounstruos, los fantasmas y las brujas toman otras formas en la adultez, mucho más reales, y nada fántasticas como estas figuras.

 

Se vuelven no pagar las facturas a tiempo, tener a alguien desconfiable en el equipo de trabajo, que el gato se quede sin comida a las once de la noche, una gotera en el baño o en la cocina, una orden del médico vencida, que el calentador del agua no funcione, ir tarde a una reunión familiar o con los amigos o que la empleada no vaya una semana a la casa.  Lo más importante de esto, es que uno aprende a no tenerles miedo, sino a lidiar con estas cosas sin entrar en pánico, que es lo que pasa con los niños.

 

Los espantos se vuelven cotidianos y ordinarios, se terminan hasta saludándolos y sonriéndoles para que no vayan a hacer nada inesperado.

No creería que sea contraproducente notar los cambios que van surgiendo en la adultez, lo negativo sería no notarlos y seguir como si nada pasara. Porque cada vez hay más cosas de las que toca estar pendiente y hacer al mismo tiempo, menos mal que ya no son solo 21 créditos. Comentar y notar estos temas no implica necesariamente una falta de responsabilidad, sino un estado de transición por el que todos pasamos y menos mal, porque que aburrición que en el algún momento dejaran de haber retos.

Como dijo Benjamin Clementine:

“Adiós
Yes, goodbye, adiós
Adios to the little child in me
Who kept on blaming everyone else
Instead facing his own defeat in Edmonton
After all, I should have no regret
For if it wasn’t for the mistake I made yesterday?
Where would I be by now?”

Bienvenidos todos los espantos modernos, para aprender a manejarlos y ser un adulto adulto, que a final de cuentas es un millenial ya mucho más experimentado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s